MaMilManeras por BabyDove

Cosas que no hay que decirle a una mamá

Vicky Ripa

Cada día es un nuevo desafío y realmente nunca sabés con qué te podés encontrar. Es nadar en un mar de incertidumbre y conectar profundamente con la intuición y la confianza. Confiar, confiar, confiar es lo que me repito todos los días, ¡ah! y ¡paciencia!

Ingredientes básicos para poder transitar estos primeros 3 meses de Bruno como hijo y yo como madre.

Hay algo de ser madre primeriza que es maravilloso, y es que todo es absolutamente nuevo y el disfrute de ser testigo y parte del crecimiento de tu hijo no tiene precio.

Pero si hay algo de ser madre primeriza que es detestable, es que por tener esta “condición” pareciera que todo el mundo tiene la potestad de decirte y opinar sobre lo que tenés que hacer y lo que no, sin dejar lugar a que una haga su proceso con tranquilidad. Como si el otro conociera mejor a tu hijo, como si el otro estuviese las 24 horas del día con él, tratando de descifrar e interpretar lo que tu hijo quiere comunicar. Es un proceso intenso, en donde por supuesto nuestras queridas amigas, las hormonas juegan un papel muy importante. Lo que una primeriza necesita son mimos y que la apoyen en sus decisiones, para así desarrollar su confianza en este nuevo rol.

Una mamá se convierte en una leona, el instinto animal aparece y está a flor de piel, así que cuidado, queridas posibles presas, porque cualquier palabra es una buena excusa para atacar ¡Abstenerse con las opiniones!

Para que nada les suceda a estas personas, que sabemos nos aconsejan pensando que aportan, armé una guía práctica de cosas que NO hay que decirle a una mamá primeriza:

  • “Ese bebé está muerto de hambre” “Ese bebé quiere teta”  No opine sobre la alimentación del bebé. La lactancia en los primeros 3 meses es una etapa muy difícil, una se enfrenta a su autoestima, nos frustramos mucho, nada es como pensamos que iba a ser, debemos aceptar demasiados cambios, y solo nosotras sabemos qué es lo mejor para nuestro bebé.
  • “¡Ay!, no engordaste nada en el embarazo” “Me parece que te tenés que cuidar en la alimentación ahora que no estás más embarazada” Ni se le ocurra hablar sobre el peso ganado o perdido luego del parto. Nuestro cuerpo sufre muchas modificaciones, no solamente a nivel tamaño, sino también a nivel marcas en la piel. Todo construye nuestra historia. Déjennos en paz
  • “No duermas con él porque le vas a generar mañas”, cada madre decide qué es lo mejor para su bebé y para ella. Estar juntos nos hace generar un vínculo de apego necesario, y los dos descansamos mejor.
  • “Cuando precises algo llamame” esta frase solo la puede decir si va a comprometerse a que eso suceda. Una madre precisa salir de su casa, dar una vuelta, tomar aire. Las salidas al super llegan a ser las mejores por el simple hecho de salir un rato de tu casa.
  • “No lo tengas tanto en brazos porque después no los vas a poder dejar solo” El bebé, precisa estar en brazos. Qué mejor lugar para él, que estar en brazos de su mamá, en donde se siente seguro?
  • “Ay, lo dejás muy solo en la sillita y en la cuna” ¡Bueh!…evidentemente no le viene nada bien a este opinólogo/a .

Como verán la misma persona puede llegar a decirte cosas opuestas en un segundo, y ahí es cuando te das cuenta que la gente opina por opinar, y que nadie más que vos y tu hijo saben lo que es mejor para ambos. Entre la mamá y el bebé existe una conexión inexplicable y maravillosa. Así que mamis, a confiar en nosotras y en nuestros bebés. Nunca mejor dicho: “los de afuera son de palo”