MaMilManeras por BabyDove

Hijos enfermos.
Mocos.
Conjuntivitis.
Movida familiar para cuidarlos.
Frustraciones.
Llanto.
Dolor.
Desapego.
Y en el medio de la tormenta: mamá se reencuentra con el escenario. Con un público de 630 personas. Con la adrenalina de volar. Con el instante de no ser mamá. Con el instante de solo ser la actriz. Disfruto de verme en el espejo siendo esa que en esencia soy, que nunca dejé de ser.
Reencontrarme con esa, que a veces en el mar de la maternidad, se ahoga.
Subo a escena. Soy. Hago lo que sé. Vibro.
Funciona. Aplauden. Me abrazan.
Y cuando vuelvo al camarín, llena de ego y satisfacción, chequeo el celular.
Están bien y dormidos. Sin fiebre hace ya un rato.
Y siendo todas las mujeres que habitan en mí, me aplaudo. Porque en este escenario también salió todo bien.