MaMilManeras por BabyDove

La magia de la Navidad

En lo personal me toca la parte más embromada porque, aparte de despertarme junto con mi señora y aguantar todo lo que ella menciona, también tengo que aguantar el malhumor de ella (que no es un detalle menor). Pero más allá de eso, debo reconocer que todo se torna enormemente gratificante cuando al llegar las doce, la hija del medio (Katerina) queda maravillada con la idea de que pasó Papá Noel por la casa del tío, que es donde pasamos la Nochebuena. Creo que, en realidad, ella debe hacer un esfuerzo enorme por creer en “Santa”, sobre todo porque cuando llegamos a la casa del tío, a las nueve de la noche, la abuela ya había llenado de regalos el arbolito, dejando perplejo a todos los niños y a mí también que me había pasado un mes entero explicándole a mi hija que a las doce, si se portaba bien, “El viejo” iba a pasar.
En fin, creo que todos nos esforzamos por mantener el espíritu navideño y el resultado de todo eso es fantástico: comimos cosas exquisitas, tomamos bastante, pasamos en familia, nos reírnos y, pese a todo, con todas nuestras fuerzas, sentimos que la magia existe, más allá de todo.

Nota:
Te invitamos a leer también el artículo que escribió Martina, esposa de Daniel, contando como vivió ella esta Navidad.