MaMilManeras por BabyDove

Nuestro primer hijo se llama Manuel pero no fue fácil. Yo quería ponerle Vicente y era un viaje que llevaba hacía tiempo “cuando sea madre le voy a poner Vicente” y dos de mis ex novios le pusieron Vicente a sus hijos…

Quiero que sepan que eso es un homenaje silencioso a mí, y a ustedes donde quieran que estén les digo: ¡gracias Pillines!

Además Vicente era un nombre que ya estaba en la familia …
Y yo creo en esa teoría que se llama Árbol: la teoría de que si le ponés el nombre a un niño que refiere al de un pariente anterior lo cargás con esa historia y esa energía. Y así a cada nombre que se nos ocurría aparecía un pariente con ese nombre! Qué tremendo!
Igual les recomiendo que no se dejen llevar mucho por esta teoría y no vayan mucho para atrás en su ÁRBOL porque según estudié si retrocedemos 75 generaciones TODA LA HUMANIDAD converge en un ancestro común. Como dijo el Flaco Jesús: ¡TODOS SOMOS HERMANOS!
Y acá que somos poco más de tres millones, ¡imaginate! No quiero preocuparlos, pero cada vez que están besando a alguien, lo están haciendo con un pariente cercano.

Y mientras pensaba en todo esto y que iba a tener un hijo con mi hermano Quico… me dijo: ¡Basta! Llamémosle Manuel. Me encanta, le dije ¡Y listo! Era facilísimo. Además Manuel significa Dios entre nosotros. ¡Qué peso pal gurisito! “¿Dios entre nosotros?” “Presente”; “Qué hacés Dios entre nosotros? ¿Nos comemos unos refuerzos de mortadela? Yo traje fiambre, ¿te animas a multiplicar los panes?”